Aprendiendo a vivir con un solo ojo

Ajustarse a la pérdida de visión en un ojo implica tiempo y práctica. Algunas tareas que requieren agudeza visual, como servir café o coser, se convierten en un auténtico desafío, pero después de un tiempo practicando y adaptándose a la visión monocular notará cómo consigue desenvolverse prácticamente con normalidad. Los expertos recomiendan un período de ajuste de entre 6 y 9 meses para ayudar a que una persona ajuste su día a día a tener visión en un solo ojo.

Hay dos aspectos visuales que están asociados de forma directa con la visión monocular. Por un lado se ve reducida la visión periférica y, por otro, su habilidad para juzgar la distancia también se verá afectada.

Visión periférica

Disponer de la visión de un único ojo supone la pérdida de un 20% de la visión periférica aproximadamente. Si bien esto no afecta de manera significativa a su campo de visión, sí hay ajustes que tendrá que hacer. Se crearán situaciones embarazosas, especialmente en las zonas donde comparta espacio con muchas personas y, de hecho, lo habitual sobre todo al principio es que se tope con la gente en su lado ciego. Ahí es donde las sesiones con un especialista en orientación y movilidad pueden ayudar.

El objetivo es acumular más información antes de ejecutar la acción con una técnica denominada paralaje de movimiento. Es exactamente lo que hacen los gatos, moviendo la cabeza o los ojos de un lado a otro, antes de saltar. Y se puede entrenar a una persona para que haga esto usando más movimientos de cabeza de lado a lado para, por ejemplo, evitar golpear a la gente en las tiendas.

Percepción de profundidad

Las personas que sufren la pérdida de un ojo notarán desde el principio que no serán capaces de juzgar las distancias con la misma exactitud con la que solían hacerlo. Esto plantea desafíos en situaciones tan cotidianas, como verter una bebida o estrechar la mano. También deberá ser más cuidadoso con la conducción (lo recomendable es asistir a clases de adaptación) y los deportes de pelota se convierten en un auténtico reto, ya que resultará complicado de rastrear un objeto en movimiento.

Ojo artificial

Aunque cada vez son más las personas con un solo ojo que usan parche (ejemplos como el del torero Juan José Padilla o la piloto tristemente fallecida María de Villota han servido para enterrar definitivamente cuestiones de gusto estético), también hay quienes prefieren apostar por una prótesis artificial para ofrecer un aspecto lo más realista posible.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

El proceso comienza 4-8 semanas después de la cirugía, con la colocación de un ojo artificial temporal, que ayuda a la persona a acostumbrarse a usar una prótesis. Puede que no coincida con su otro ojo, pero será similar. Antes de colocar el ojo temporal, el especialista hará un molde de la cavidad del ojo, que utilizará para hacer la prótesis permanente, tomando como referencia las particularidades de tamaño y color de su ojo sano. Una vez que su ojo artificial permanente está en su lugar, resulta difícil para otros percibir la diferencia entre él y su ojo normal.

La vida con un ojo artificial

Toma tiempo ajustar cuando el cáncer o sus tratamientos afectan sus ojos y visión. Algunas personas encuentran que ayuda a hablar con otros acerca de los cambios en su vista o apariencia. También puede estar lidiando con nuevas sensaciones, como la sensación de que el ojo sigue allí cuando se ha eliminado. Hable con su equipo de atención médica acerca de los grupos de apoyo disponibles para ayudarle a lidiar con sus emociones y su vida cotidiana con un ojo artificial.

Una vez que el orificio ocular es curado y su ojo artificial está en su lugar, puede volver a la mayoría de sus actividades diarias. Puede dejar la prótesis en su lugar cuando esté durmiendo o incluso usar maquillaje para los ojos, si lo desea.

Su equipo de atención médica le recomendará seguramente que use gafas protectoras para ayudar a proteger su ojo funcional. Es especialmente importante proteger su ojo cuando practica deportes. 

 

Recent Posts
PIDA CITA

Pida cita rellenando este formulario o llámenos al 986 85 77 77

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies