¿Se heredan los problemas oculares?

Problemas oculares y herencia

Los problemas oculares pueden surgir como resultado de infecciones, lesiones o complicaciones de enfermedades que afectan otros órganos del cuerpo, como el cerebro o los vasos sanguíneos. Pero, al mismo tiempo, la genética cumple un papel fundamental en predeterminar la susceptibilidad de una persona a enfermedades relacionadas con la visión. El dolor y los problemas de vista son consecuencias comunes de estas condiciones y quienes tienen una predisposición a contraerlas deben informarse acerca de sus efectos y posibles tratamientos.

¿Qué enfermedades oculares son hereditarias?

Entre las enfermedades oculares que son hereditarias podemos destacar:

problemas oculares se heredanDaltonismo
La condición que se conoce como daltonismo es la inhabilidad de distinguir las diferencias entre determinados colores. El daltonismo hereditario es más común en hombres y suele afectar la habilidad para detectar los colores rojo y verde. La discrepancia visual característica del daltonismo es el resultado de un defecto en las células de la retina encargadas de detectar la longitud de onda de determinadas luces. Se ha demostrado que existe una terapia genética en monos, que ha resultado efectiva para curar esta enfermedad, pero la versión del tratamiento aplicada a los humanos aún está por venir. El daltonismo es una enfermedad con la que se puede vivir sin dificultad, pero puede tener repercusiones para aquellas personas cuyos trabajos dependen de su percepción visual.

Glaucoma
El glaucoma congénito aparece cuando una variación genética provoca que los conductos que transportan el líquido en los ojos se desarrollen de manera anormal. Se estima que en el glaucoma la herencia influye entre el 20 y 30% de los casos. Por ello, se recomienda a los pacientes que tengan un familiar afectado acudir al oftalmólogo a partir de los 40 años. Los niños que nacen con esta enfermedad manifiestan síntomas dentro de los primeros meses de vida. Algunos síntomas, como por ejemplo la vista borrosa, sensibilidad a la luz, ojos llorosos y ojos saltones. pueden afectar un ojo o ambos. Por fortuna, existe un procedimiento quirúrgico mediante el cual se abren los conductos a fin de evitar futuros problemas oculares en muchos pacientes con glaucoma. La cirugía se realiza con el paciente inconsciente y bajo anestesia. (Información sobre glaucoma).

Nistagmo
Las personas que padecen de nistagmo se ven imposibilitadas de controlar el movimiento de sus ojos, que se deslizan con rapidez de un lado a otro.  Según los expertos, la enfermedad nistagmo puede ser congénita y puede afectar tanto la visión de la persona como su imagen ante los demás. La consciencia del paciente respecto del efecto de esta enfermedad en su apariencia puede generar problemas de autoestima y ansiedad social. Quienes padecen de nistagmo pueden controlar el movimiento de sus ojos girando la cabeza hacia una posición denominada “punto nulo”, en la que el movimiento ocular se bloquea y la imagen se estabiliza.

Miopía y otros
La miopía (que es una deformación del ojo que impide ver correctamente de lejos), la hipermetropía (con buena visión de lejos pero una visión borrosa de cerca), el estrabismo (que se caracteriza por una pérdida de paralelismo entre los dos ojos) o el astigmatismo (que consiste en una distorsión visual) son afecciones visuales asociadas a la herencia. Así, por ejemplo, los niños que tienen uno y, con más motivo aún, ambos progenitores miopes tienen un riesgo mayor de ser miopes que los niños cuyos padres no lo son. Por el momento, los cromosomas que contienen los genes responsables de la miopía aún no están definidos claramente.

Revisión temprana de la vista

Como puede apreciarse, numerosas enfermedades oculares tienen una parte genética. Por esta razón, delante de una afección visual hay que preguntar detalladamente sobre los antecedentes familiares. Para preparar bien una consulta oftalmológica, es importante recordar los antecedentes y el grado de parentesco de las personas afectadas. Si existen antecedentes, lo mejor es ponerse en manos de profesionales y acudir a una revisión con el niño para comprobar si esos problemas oculares se han heredado. En Clínica Villoria disponemos de una unidad especializada en Oftalmología Pediátrica donde le informaremos de todo el proceso.

Infórmate sin compromiso sobre problemas oculares y herencia genética

 Más información en la Unidad de Oftalmología Pediátrica de Clínica Villoria

Recent Posts
PIDA CITA

Pida cita rellenando este formulario o llámenos al 986 85 77 77

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
operación de miopía y astigmatismocataratas prevención