uveitis ojo rojoClínica Villoria oftalmología avanzada

UVEITIS

Una de las causas del ojo rojo

Uveítis: causa, síntomas y tratamientos

La uveítis es una inflamación de la úvea, la capa media del ojo, que se compone del iris, cuerpo ciliar y coroides. Muchos casos de uveitis son crónicos y producen numerosas complicaciones potenciales, incluyendo opacificación de la córnea, cataratas, aumento de la presión intraocular (IOP), glaucoma, inflamación de la retina o desprendimiento de retina. Estas complicaciones pueden conducir a una pérdida permanente de la visión.

Se trata de una enfermedad ocular menos común en los diez primeros años de vida y su frecuencia desciende a partir de los 60 años. La mayoría de los afectados tienen entre 20 y 50 años.

Causas de la uveítis: ¿por qué se produce?

    • Enfermedades infecciosas como la toxoplasmosis (trastorno provocado por un parásito que causa calcificaciones en el organismo y que se enquista en la retina), pueden dar lugar a la causa más común de uveítis: coriorretinitis infecciosa. Este proceso deriva en una paulatina destrucción de la retina que si afecta a la mácula (parte central de la retina), puede provocar una pérdida importante de visión de tipo irreversible.
    • Enfermedades óseas o reumáticas de origen inflamatorio y no degenerativo, que afectan principalmente a jóvenes.
    • Enfermedades autoinmunes causadas por virus, gérmenes o factores ambientales, como la sarcoidosis o la enfermedad de Behçet, una patología de origen desconocido que provoca llagas y alteraciones cutáneas.
    • Traumatismos o un determinado código genético asociado a la enfermedad.

Síntomas de la uveítis

Los síntomas son diferentes según la zona de la úvea que se encuentra afectada:

  • Si se trata de la parte anterior, podemos notar una mayor sensibilidad a la luz (fotofobia), enrojecimiento de los ojos, visión borrosa o dolor ocular.
  • Si la zona afectada es la parte posterior, es probable que no notemos dolor, aunque sí pérdida de visión.

La uveítis no puede diagnosticarse hasta que no aparecen signos externos. Con los primeros síntomas es importante acudir al oftalmólogo de inmediato.

Es habitual que la uveítis tenga relación con enfermedades óseas o reumáticas de origen inflamatorio que afectan principalmente a jóvenes.

Tipos de uveítis

El tipo de uveítis se clasifica en función del lugar donde se produce la inflamación en la úvea:

Uveítis anterior

La uveítis anterior es la inflamación del iris y también se la conoce como iritis. Es la forma más común, con una incidencia anual de alrededor de 8 a 15 casos por cada 100,000 personas. Este tipo de uveítis afecta a hombres y mujeres por igual. Los síntomas de la uveítis anterior incluyen sensibilidad a la luz, disminución de la agudeza visual, dolor de ojo  y ojos rojos, habitualmente. Generalmente se presenta en pacientes sanos.

Uveítis intermedia

Es la inflamación del cuerpo ciliar. Generalmente aparece en hombres jóvenes y no se asocia a ninguna otra enfermedad. No obstante, en los últimos tiempos, se han hallado algunas evidencias de relación con la enfermedad de Crohn y la esclerosis múltiple.

Uveítis posterior

La uveítis posterior, también conocida como coroiditis, se refiere a la inflamación de la coroides, la parte posterior de la úvea. La uveítis posterior puede afectar a la retina y/o el nervio óptico y puede ocasionar la pérdida permanente de la visión. Representa, de hecho, la forma rara del trastorno y es el tipo de uveítis más asociada con la pérdida de visión. Los otros tipos son más comunes y con mayor frecuencia provocan síntomas agudos, pero sólo en raras ocasiones causan pérdida de visión .

Uveítis difusa o panuveítis

La uveítis difusa (también llamada panuveítis) es la inflamación de todas las áreas de la úvea. Son los procesos más graves y con frecuencia están relacionados con enfermedades generales.

Las panuveítis suelen asociarse a enfermedades generales como la enfermedad de Behçet, el síndrome de Vogt-Koyanagi-Harada o la sarcoidosis. También la tuberculosis, la sífilis y la infección herpética pueden producir verdaderas panuveítis.

La identificación del tipo de afectación ocular y de una serie de criterios clínicos obtenidos en la historia clínica, así como la valoración por parte de otros especialistas relacionados (reumatólogos, internistas, neurólogos, infectólogos, etc), y los resultados de algunas pruebas complementarias pueden permitir establecer el diagnóstico en estos casos. Con todo, siguen existiendo casos idiopáticos de panuveítis.

Uveítis Anterior HLA B27

Estos cuadros se caracterizan por cursar con “crisis”, es decir episodios de aparición brusca y violenta de ojo rojo y doloroso, que se acompaña de fotofobia (los síntomas empeoran con la luz) y visión borrosa. Se denomina “uveítis anterior aguda”.

Son siempre unilaterales, es decir, que afectan un ojo a la vez, que puede ser siempre el mismo o alternar derecho e izquierdo, pero nunca en forma simultánea ambos ojos. Es más frecuente en varones jóvenes, pero la mujer no está exenta de presentar esta enfermedad.

Cómo es una uveítis anterior no suele afectar el polo posterior (retina, coroides, vasos de la retina, nervio óptico), si bien puede complicarse con un edema de mácula con formación de quistes (edema macular cistoideo), que genera disminución de la agudeza visual.

Uveítis bilateral

Es poco frecuente que los pacientes con uveítis inicialmente unilateral desarrollen una afectación del segundo ojo una vez transcurrido un año. En los que presentan una bilateral, la gravedad de la inflamación intraocular suele ser simétrica.

Tratamiento de la uveítis

Existen diferentes tratamientos según la tipología y localización de la enfermedad:

  • La uveítis anterior aguda se trata con colirios antiinflamatorios.
  • La uveítis posterior no infecciosa se combate con cortisona administrada por vía oral o mediante infiltraciones alrededor del ojo.
  • La uveítis asociada a un proceso crónico puede requerir el uso de fármacos inmunomoduladores.

La intervención quirúrgica puede ser eficaz para subsanar complicaciones asociadas, como las cataratas o el glaucoma (que afectan al segmento anterior), el desprendimiento de retina, la opacidad vítrea o el edema macular (que afectan al fondo del ojo).

¿Cómo se puede prevenir?

Su oftalmólogo puede detectar precozmente la uveítis en un examen ocular ordinario. Por eso es tan importante acudir a su médico oftalmólogo al menos una vez al año aunque no tenga síntomas.

Es una de las patologías oculares más comúnmente relacionada con otras enfermedades del cuerpo humano.

Habitualmente es necesaria la colaboración de un médico internista que complemente el estudio y tratamiento de la enfermedad causante de la uveítis. En algunos casos, el tratamiento de estas patologías o infecciones puede ayudar a prevenirla.

¿TIENE DUDAS? PIDA CITA

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad. También puede llamarnos directamente al 986 85 77 77.

Contacto Clínica Villoria
Summary
¿Qué es la uveítis?
Article Name
¿Qué es la uveítis?
Description
La uveítis es una inflamación de la úvea, la capa media del ojo, que se compone del iris, cuerpo ciliar y coroides. Muchos casos de uveitis son crónicos y producen numerosas complicaciones potenciales, incluyendo opacificación de la córnea, cataratas, aumento de la presión intraocular (IOP), glaucoma, inflamación de la retina o desprendimiento de retina. Estas complicaciones pueden conducir a una pérdida permanente de la visión.
Author
Publisher Name
Clínica Villoria
Publisher Logo
PIDA CITA

Pida cita rellenando este formulario o llámenos al 986 85 77 77

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies