problemas oculares niños

 

Los problemas oculares en niños se reconocen habitualmente conforme estos van creciendo, dado que los niños asumen que el resto de las personas ven igual que ellos, por lo que resulta muy difícil que sean ellos mismos quienes digan lo que les pasa. Sin embargo, existen distintos comportamientos que, con sólo fijarnos un poco más, pueden bastar para detectar sus problemas de visión. Tras comprobar que alguno de estos síntomas se repite, lo mejor es acudir a un oftalmólogo pediátrico para actuar cuanto antes.

La detección y el tratamiento temprano de los problemas de visión pueden evitar complicaciones más importantes con el paso de los años. Los expertos señalan que es a los 3 años de edad cuando debería realizarse una exploración ocular del niño por primera vez, un examen que se tiene que repetir anualmente o, como mucho, cada dos años. Aunque muchos de estos trastornos se detectan en el colegio, en el hogar también se pueden observar los primeros síntomas de tener problemas oculares.

 

Síntomas problemas oculares en niños hasta 3 años:

  • Dificultades para enfocar la mirada, o no te mira a los ojos.
  • Sensibilidad extrema a la luz (fotofobia).
  • Hace movimientos extraños con los ojos o le tiemblan.
  • Se frota con frecuencia los ojos.

 

Síntomas problemas oculares en niños entre 3 y 6 años:

  • Se acerca mucho o se aleja del televisor o al papel.
  • Entrecierra los ojos para enfocar mejor.
  • Tiene dolores de cabeza continuos o se le cansan los ojos.
  • Confunde las letras o las palabras y tiene problemas para ver la pizarra.
  • Mala comprensión lectora.

 

Miopía, astigmatismo e hipermetropía

Errores refractivos como son la miopía, hipermetropía y el astigmatismo suponen en su conjunto el 20% de problemas oculares en niños, pero además de estos también hay otros. En resumen, los más destacados serían:

  • Estrabismo: suele presentarse en el 2% de la población infantil. Es un desvío del ojo que disuade la falta de paralelismo ocular (defecto motor) y puede desembocar en una ambliopía (defecto sensorial). Para una visión nítida, el cerebro debe fusionar ambas funciones, y esta disfunción, hace que la visión sea borrosa y con poco enfoque.

 

  • Obstrucción del lagrimal: Suele darse en un 6% de los recién nacidos y en un 11% de los prematuros. Supone una secreción lagrimal excesiva y una obstrucción de la vía natural del drenaje, la epifora.

 

  • Miopía: es seguramente uno de los defectos refractivos más conocidos. Aflige al 2,5% de los niños de entre 3 y 8 años. Aquellos que padecen este problema suelen tener dificultades para ver de lejos, con imágenes borrosas. Más de un 80% de los niños miopes tienen padres miopes.

 

  • Hipermetropía: este error refractivo es justamente lo contrario que el anterior. Suele afectar a muchos de los niños en edad escolar y muestran problemas para ver de cerca, pero ven bien de lejos.

 

  • Astigmatismo: lo que tiene esta patología de específico es que puede convivir con la miopía y la hipermetropía. Suele dar una visión borrosa o una mayor sensibilidad a la luz.

 

  • Ambliopía (Ojo Vago): suele afligir al 4% de los niños, y para su corrección se suele aplicar el clásico parche en el ojo para forzar el movimiento ocular del otro ojo.

Causas de la pérdida de visión en niños

En realidad, no se sabe a ciencia cierta qué causa exactamente problemas de visión como la miopía o la hipermetropía en los niños. Las investigaciones apuntan a los factores ambientales y genéticos. De hecho, hoy en día existen 1.600 millones de miopes en el mundo, y se calcula que en 2020 aumentarán hasta los 2.500 millones. Frecuentemente se le ha atribuido un efecto perjudicial al uso prolongado y continuado de la televisión y ordenadores, aunque los estudios no han podido confirmarlo.

Lo que sí está claro es que leer con poca luz o la exposición a las pantallas produce fatiga visual y, por lo tanto, conviene corregir los malos hábitos de los más pequeños. Estudios internacionales más recientes en Oftalmología pediátrica apuntan a que las actividades al aire libre previenen la miopía en los niños predispuestos. El estudio CLEERE, de la Universidad Estatal de Ohio (EE.UU.), concluye que pasar dos horas diarias en espacios abiertos reduce el riesgo de desarrollar miopía desde el 60% (seis de cada diez) al 20% (dos de cada diez) en niños cuyos padres son miopes. Sin embargo, a día de hoy no existe ninguna medida preventiva de la miopía totalmente probada y garantizada.

 

Nuevas soluciones

Si a tu hijo/a ya le han detectado problemas de visión, en nuestra sección de Oftalmología Infantil te contamos las nuevas soluciones para frenarlos.

 

[yasr_visitor_votes size=»large»]

 

No te la juegues, revisa la vista de los más pequeños de la casa pidiendo cita a través de este formulario:

PÍDANOS CITA AHORA

Summary
¿Cómo detectar problemas oculares en niños?
Article Name
¿Cómo detectar problemas oculares en niños?
Description
Muchos de los problemas oculares de los niños se detectan en el colegio, pero es posible identificarlos antes. Te contamos las CLAVES para detectar problemas oculares en niños. Si alguno se repite, acude a un oftalmólogo pediátrico.
Author
Publisher Name
Clínica Villoria
Publisher Logo
PIDA CITA

Pida cita rellenando este formulario o llámenos al 986 85 77 77