Así deben ser las gafas de sol para niños

Además de proteger la piel, con el verano también hay que proteger los ojos, medida que deben aplicar tanto los adultos como los niños. Por ello, es necesario conocer las características que deben tener las gafas de sol para niños, las consecuencias de la exposición directa a la luz solar y seguir algunos consejos para que los más pequeños puedan disfrutar del verano de forma segura.

Antes de plantearse la compra de unas gafas u otras, lo recomendable es acudir a un oftalmólogo pediátrico para pasar un examen visual, dado que hay patologías como el estrabismo o el glaucoma infantil en las cuales uno de los primeros síntomas que manifiestan los niños es la fotofobia y la sensibilidad extrema a la luz.

El siguiente paso para cuidar los ojos de los niños en verano es adquirir las gafas de sol en un establecimiento profesional. El profesional deberá adaptar la petición de gafas a las necesidades del niño y según el tipo de radiación solar a la que se va a someter, hay que adaptarle un tipo de lente u otro. En cuanto a la tipología de las lentes, no es aconsejable escoger las de cristal por su facilidad de quebrarse y por ello, habría que elegir lentes de talco, de policarbonato o de cristales orgánicos.

Una vez elegidas las gafas, provistas con monturas de materiales ligeros, hipo-alérgicos o flexibles, hay que probarlas en los niños para comprobar que se ajustan adecuadamente.

Los peligros de la radiación

Los ojos de los más pequeños también están expuestos a la radiación ultravioleta. La cantidad de radiación ultravioleta que puede soportar un niño depende del color de su iris y de la cantidad de exposición. Cuanto más claro sea el iris, mejores defensas va a tener contra el sol, y los ojos azules, verdes o grises son los que dejan pasar más luz. Ante esta situación, como protección, los niños deben llevar gorras y gafas, ya que sin ellas la exposición directa podría derivar en enfermedades como la queratitis, inflamaciones conjuntivales o patologías más graves del cristalino.

gafas niños pequeños

Concienciación de los padres

Los progenitores deben estar concienciados de la importancia de proteger los ojos de sus hijos, y por ello, deben informarse del peligro de la radiación directa a los ojos con su oftalmólogo. Al igual que los padres deben conocer la protección del ojo ante la radiación solar, los niños igual: es importante concienciar al niño sobre su salud ocular y la protección de sus ojos, como así se realiza la protección del resto del cuerpo.

Evitar la miopía

Otro aspecto que los padres pueden inculcar a sus hijos es la prevención de la miopía que en nuestro país poco a poco va creciendo. Los casos de miopía infantil están aumentando debido al uso excesivo de pantallas en la infancia. Son dos las medidas que se pueden tomar para prevenirla: pasar el tiempo al aire libre y mirar al infinito. Los niños que están al aire libre y pasan tiempo en espacios abiertos tienen menores posibilidades de contraer la miopía. Mirar hacia el infinito evita la aparición de la miopía porque cuando el ojo debe enfocar de cerca tiene que realizar un esfuerzo muscular para conseguirlo y provoca mayor propensión a la miopía. 

Si la miopía ya ha aparecido, ahora existen nuevas soluciones. Clínica Villoria cuenta con una Unidad Especializada en Miopía Infantil, desde donde ofrecen los tratamientos más avanzados.

De esta manera, con todos estos consejos, conseguiremos una mejor visión y una mayor protección de los ojos de los más pequeños.

Recent Posts
PIDA CITA

Pida cita rellenando este formulario o llámenos al 986 85 77 77

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
daniel-velazquez-villoria-santiago15-falsos-mitos-salud-ocultar