PIDA CITA ONLINE

OJO SECO

¿Qué es el ojo seco?

Las molestias derivadas por ojo seco son probablemente el motivo de consulta más frecuente en Oftalmología. La lágrima es fundamental para hidratar la superficie ocular y mantener una buena visión. Ojo seco no significa necesariamente que estén “secos” pues muchas personas presentan incluso exceso de lagrimeo. El ojo seco acontece cuando por disfunción lagrimal hay una menor cantidad o peor calidad de la lágrima que recubre la superficie del ojo.

Síntomas del ojo seco

Es muy frecuente, afecta a un 20% de población adulta, y puede presentarse en personas que por lo demás tienen buena salud ocular. Es más frecuente a partir de los 40 años y sobre todo en mujeres, aunque hoy día con el uso de ordenadores y pantallas digitales el ojo seco afecta a gente cada vez más joven.

 

Los pacientes de ojo seco son un tanto incomprendidos ya que hay quien cree que estos pacientes “se quejan por nada”, pero no es cierto. No es grave, pero es muy molesto y repercute en la calidad de vida de los pacientes. En función de la severidad del caso, el daño puede ir desde simples molestias hasta riesgo de perforación ocular.  Las señales de alarma que produce nuestro ojo cuando falla la lubrificación y la hidratación de la superficie ocular son:

 

  • Sensación de arenillas

  • Escozor

  • Picor y enrojecimiento

  • Excesiva sensibilidad a la luz

  • Cansancio ocular y visión borrosa

  • Falta de hidratación.

Preguntas frecuentes

¿Cuáles son las causas?

No hay una sola causa concreta. La mayoría de las veces hay una suma de factores, tanto hormonales como ambientales, o la falta de parpadeo, que derivan en sequedad ocular. Con la edad disminuye la producción de lágrima, otras causas son:

  • Pasar mucho tiempo en un ambiente seco (viento, calefacción por aire o aire acondicionado).
  • Exposición al sol excesiva.
  • Consumo de tabaco.
  • Consumo de algunos medicamentos.
  • Calor o quemaduras con químicos.
  • Uso de lentes de contacto.
  • Trastorno autoinmune (síndrome de Sjörgren).
  • Cirugías previas del ojo como la técnica Lasik para la corrección de miopía por seccionar gran cantidad de terminaciones nerviosas de la córnea .

¿Existe un tratamiento específico?

El síndrome de ojo seco es crónico y en consecuencia el tratamiento deberá mantenerse de por vida, aunque es posible que mejore o empeore por temporadas. Es muy importante realizar un correcto diagnóstico y un tratamiento específico para cada paciente, y es importante realizarlo en fases precoces para evitar cuadros más complejos y mejorar los resultados. Es de vital importancia determinar la causa principal del ojo seco en cada paciente para establecer el tratamiento personalizado y más apropiado en su caso.

El primer paso en el tratamiento es hidratar la córnea mediante el empleo de lágrimas artificiales y evitar los factores agravantes de la sequedad ocular. Existen muchos tipos distintos de lágrimas artificiales y no todas sirven para el mismo problema ya que las causas de los diferentes tipos de ojo seco son diferentes.

En la Unidad especializada de Superficie ocular de Clínica Villoria realizamos el estudio del paciente con ojo seco empleando los últimos avances diagnósticos: Queratografía, Meibografía no invasiva, citología de impresión, test de aclaramiento, tinciones, etc. En función del resultado aconsejamos el tratamiento más apropiado para cada paciente empleando para ello:

  • Lágrimas personalizadas para cada tipo de ojo seco
  • Fórmulas magistrales
  • Suero autólogo y plasma rico en plaquetas
  • Colirios de antiinflamatorios como la ciclosporina, colirios antibióticos, etc.
  • Medicaciones específicas,
  • Reducir otros medicamentos que esté tomando el paciente como por ejemplo para la alergia
  • Usar tapones de los puntos lagrimales
  • Algunos pacientes requieren cirugía para corregir las malposiciones de los párpados.

Dado que el ojo seco puede tener consecuencias oculares graves, el tratamiento ha de estar supervisado por un oftalmólogo, siendo recomendables revisiones periódicas a lo largo del curso de la enfermedad para decidir si conviene añadir nuevos pasos en el tratamiento.

Gracias a este enfoque integral del síndrome de sequedad ocular conseguimos un buen resultado mejorando sensiblemente la calidad visual y la calidad de vida  de nuestros pacientes.

¿Cómo se puede prevenir el ojo seco?

Para conseguir reducir el síndrome de ojo seco solemos recomendar varias medidas entre las que se incluyen tres fundamentales:

1. Evitar factores ambientales irritantes
Los ambientes en el interior de la oficina o del hogar con calefacción o aire acondicionado son perjudiciales. El uso de humificadores y una buena ventilación mejoran notablemente el ambiente. Igualmente hay que evitar la exposición a agentes irritantes en el exterior como el viento, el sol, el polen, la contaminación atmosférica, etc. El uso de gafas que protejan al ojo puede ayudar.

2. Hay que parpadear más y mejor frente a las pantallas del ordenador
Las pantallas o de los dispositivos digitales, no son “malas” de por sí. Lo que sucede cuando estamos concentrados frente a una pantalla es que parpadeamos menos de las 15 veces por minuto que deberíamos y además realizamos parpadeos incompletos. La lágrima no se reparte por toda la córnea y la consecuencia es una falta de hidratación y síntoma de ojo seco y fatiga visual. Hay que concienciarse de parpadear más y mejor y levantar la vista de la pantalla cada cierto tiempo.

3. Las lentillas, un factor de riesgo
Los portadores de lentillas son unas de las personas más proclives a sufrir este síndrome ya que la lentilla, a pesar de que los materiales son cada vez de mayor calidad, impide la perfecta oxigenación e hidratación del ojo. Evitar usarlas durante más horas de las debidas, seguir los consejos para su higiene y no retrasar su sustitución por otras nuevas es imprescindible para evitar los efectos adversos. Aún así, hay personas que no las toleran y la mejor alternativa sería la cirugía Relex Smile .

PIDA CITA PARA MÁS INFORMACIÓN

Rellene el formulario y nos pondremos en contacto con usted a la mayor brevedad. También puede llamarnos directamente al 986 85 77 77.

Contacto Clínica Villoria
PIDA CITA

Pida cita rellenando este formulario o llámenos al 986 85 77 77

Not readable? Change text. captcha txt

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies